¿Cómo hacer pollo asado sin grasa?

Hoy queremos compartir con vosotros una receta tradicional que todo el mundo puede preparar en casa pero con la particularidad de que la reinventaremos, ya que podremos degustar este delicioso plato pero sin nada de grasa. Puedes leer más recetas sin grasa en nuestra sección: Recetas de cocina sana.

Cuando cocinamos pollo asado o cuando un día encargamos en alguna tienda de comidas para llevar el típico pollo asado con su tarrito de caldo, estamos degustando una deliciosa receta tradicional pero ingiriendo a través del caldo, grasa que es completamente innecesaria, que no aporta sabor ni nutrientes, y que además es perjudicial para nuestro organismo.

Con la jarra desgrasadora Gravy podrás eliminar el 100% de la capa de grasa que se forma siempre en el caldo de una forma sencilla y rápida; además recuperando el caldo completamente, para de este modo no desperdiciar nada.

Si por ejemplo, compramos un pollo en alguna tienda de comidas, normalmente nos sirven la salsa o caldo a parte en un tarrito blanco. Cuando llegamos a casa nos encontramos que ese caldo ha formado una capa de grasa que se ha colocado en la superficie del tarrito. Para eliminarla basta con que la vertamos en nuestra jarra Gravy, esperemos unos segundos a que la capa de grasa vuelva a subir a la superficie (ya que pesa menos que el caldo y por tanto sube) y que después recuperemos todo el caldo a través de la llave de paso que la jarra separadora de grasa tiene en su base. Cuando la capa de grasa vaya a escapar de la jarra, cerramos la válvula dejándola atrapada. De este modo hemos eliminado el 100% de la grasa y hemos recuperado todo el caldo, con su sabor, aromas y nutrientes.

Ahora si prefieres cocinar tu mismo el pollo asado y no encargarlo en ninguna tienda de comidas para llevar, te dejamos una receta fácil y sencilla.

Receta Pollo Asado sin grasa

  • 1 pollo asado
  • especias (romero, tomillo, perejil, albahaca, etc)
  • sal, pimienta y un diente de ajo
  • Medio vaso de agua, medio vaso de aceite de oliva y si se quiere, medio vaso de vino blanco para el caldo

La elaboración es bastante sencilla. Basta con depositar nuestro pollo asado en la bandeja del horno. En la bandeja vertemos el contenido del vaso de agua, aceite y vino para crear nuestro caldo y evitar que el pollo se reseque. En un mortero podemos machacar las especias con el ajo y un chorrito de aceite y lo añadimos a la bandeja del pollo.

Una vez que el horno ha sido precalentado podemos introducir la bandeja, y dejarlo durante unos 45-50 minutos. Eso sí, es importante que cuando llevemos la mitad del tiempo recordemos dar la vuelta a la bandeja para que se cocine por los dos lados. Una vez que el pollo está dorado lo sacamos y ya estará listo para servir tras dejarlo reposar durante unos cinco minutos.

De nuevo si el caldo que tenemos en la bandeja tiene esa molesta capa de grasa, podemos echarlo en la jarra desgrasadora y volver a depositarlo en la bandeja utilizando la llave de paso. De este modo estamos disfrutando de una receta deliciosa de pollo asado sin grasa.

Puedes ver cómo funciona la jarra separadora de grasa Gravy, en el siguiente vídeo, y si quieres saber más de los beneficios de Gravy, no dudes en visitar nuestra tienda online que incluye envíos gratuitos a toda la península: Tienda Gravy.