Recetas tradicionales: Guiso de carrillera

Como ya sabéis desde Gravy queremos relanzar la cocina tradicional y darle de nuevo la importancia que se merece. Con el actual ritmo de vida parece que no tenemos tiempo para cocinar ni para dedicar unos minutos a elaborar una deliciosa, sana y nutritiva receta.

Por eso en nuestra sección de recetas tradicionales vamos publicando recetas sencillas de hacer, que además son recetas tradicionales o de cuchara, esas que nos enseñaron nuestros padres. Y por supuesto, recetas sanas libres de grasas perjudiciales.

Con nuestra jarra desgrasadora podrás eliminar la capa de grasa que se forma siempre que realizas un guiso o caldo con carne. De esta forma estarás mejorando tu plato desde el punto de vista estético y estarás evitando tomar esa grasa que no aporta nada a la rece y es perjudicial para nuestro organismo.

Hoy vamos a cocinar carrillera, una de las partes más deliciosas de cualquier res.

Ingredientes para nuestro guiso de carrillera

  • Carrillera de cerdo de buena calidad
  • vino tinto
  • cebolla, pimiento y zanahorias
  • sal, pimienta y un poco de ajo
  • tomate frito
  • caldo de carne

Cómo preparar carrillera

El primer paso es cocinar las carrilleras en una olla a presión a la que hemos añadido un buen chorro de aceite. Una vez que estén doradas las podemos retirar para más adelante, pero emplearemos ese aceite con todo el sabor de la carne para cocinar la cebolla y el ajo, que pocharemos a fuego muy lento. Después pasados unos cinco minutos podemos añadir la zanahoria.

Ahora añadimos el tomate frito, y pasados unos minutos volvemos a añadir nuestras carrilleras. Acto seguido podemos añadir el vino tinto, y el caldo de carne para incorporar más sabor a nuestra receta. Ahora sí, podemos cerrar la olla a presión y durante unos 20 minutos dejar a máximo fuego para ahorrar bastante tiempo.

Una vez que el guiso está preparado, comprobaremos como la carne ha soltado grasa al entrar en contacto con el agua hirviendo. Esta capa de grasa es posible eliminarla de la olla sin perder nada de caldo con una jarra desgrasadora como Gravy.

Para ello, con la ayuda de un cazito, vierte esa capa superficial que contiene caldo y grasa en nuestra jarra Gravy. Espera unos segundos a que la capa de grasa suba (por pesar menos) y se sitúe en la parte de arriba de la jarra. Ahora coge la jarra y colócala sobre la olla y abre la llave de paso para que se librere el caldo utilizable y cierra la llave cuando vaya a caer la capa de grasa. Así de sencillo. Puedes saber más sobre Gravy en nuestra tienda online: Tienda Gravy.

Por supuesto esta receta se puede acompañar de unas patatas asadas o guarnición de verduras hervidas. ¡Qué la disfrutes!