Como luchar contra la astenia primaveral

Hoy 21 de marzo ha entrado oficialmente la primavera. Los días son más largos, podemos disfrutar de más horas de luz, de buen tiempo, salir a la playa o al campo y otras muchas cosas más. El invierno ha terminado y poco a poco el frío que hemos sufrido en toda España durante los últimos meses irá desapareciendo. Pero con la llegada de la primavera también nos encontramos con que muchas personas sufren los síntomas de la habitual astenia primaveral.

¿Qué es la astenia primaveral?

Pero ¿Qué es la astenia primaveral? La astenia primaveral no es más que un desajuste de nuestro reloj biológico, debido a que el cambio de estación trae consigo diversas modificaciones que afectan a nuestro organismo. Las mayores horas de luz, el sol, las flores crean cambios fisiológicos en nuestro interior para los que el cuerpo necesita unos días o semanas para poder rajustarse, todo dependerá de la persona.

La astenia primaveral provoca una sensación generalizada de cansancio, cierta irritabilidad, falto de apetito, o leves trastornos en el sueño. Para combatirla, la SEDCA (Sociedad Española de Diétetica y Ciencias de la Alimentación) siempre ofrece pequeñas recomendaciones que debemos seguir, sobre todo las relacionadas con nuestra alimentación.

Los síntomas se producen porque los niveles de serotonina, hormonas y betaendorfinas se ven afectadas y alteradas, y por lo tanto las actividades que ellas controlan (sueño, alimentación, energía…).

¿Cómo luchar contra la astenia primaveral?

Por supuesto, tratar de llevar una vida ordenada con horarios estables es fundamental para que el cambio de estación y el cambio de hora no nos afecten. Intentar acostarnos y despertarnos a las mismas horas es realmente importante, para que nuestro cuerpo no se altere.

Como siempre, la actividad física siempre es recomendable. Realizar actividades deportivas ayudan a que nuestro cuerpo luche contra la temida astenia primaveral, ya que crea sustancias que regulan nuestro organismo, y nos ayudan a dormir mejor a que se abra el apetito y que se minimice esa sensación de agotamiento continuo o “aplatanamiento”.

En lo que a nosotros respecta, la alimentación juega un papel fundamental también. La SEDCA recomienda huir, ahora más que nunca, de productos de baja calidad, precocinados o congelados, así como los alimentos fritos o ricos en grasas perjudiciales. Por contra, lo ideal sería basar nuestra dieta, sobre todo en estas primeras semanas de primavera, en alimentos vegetales ya que incorporarán a nuestro cuerpo una gran cantidad de vitaminas y minerales. Por supuesto estar muy pendiente de la hidratación, es una herramienta fundamental durante estos días.

Dedícate unos minutos al día a comer bien y sobre todo recuperar las recetas de cuchara, las recetas más tradicionales que hacían nuestros familiares. Incorpora todos los días frutas y vegetales a la dieta diaria. También es importante añadir legumbres y frutos secos.

Si quieres descubrir con nosotros algunas recetas tradicionales muy fáciles de preparar no te pierdas nuestra sección de: recetas tradicionales.