¿Cómo eliminar la grasa de los caldos?

En nuestro blog hemos hablado en varias ocasiones de eliminar la grasa de los caldos. Esta grasa, aunque hay gente que piensa que es lo que realmente le da el sabor al caldo, es completamente perjudicial para nuestra salud y para nuestro organismo.

De hecho, es el líquido o el caldo propiamente dicho lo que realmente contiene todas las sustancias de los alimentos con los que hemos confeccionado el caldo. La grasa solo es grasa, es decir, algo que nos va a añadir calorías excesivas a nuestra alimentación, además de una textura poco agradable a la vista que sin duda, perjudica al emplatado de nuestras recetas.

Para eliminar la grasa de los caldos hay muchas ideas y sugerencias en Internet, la mayoría no son más que bulos o leyendas urbanas que no sirven para nada, salvo para hacernos perder el tiempo. Otras requieren mucho tiempo o realmente no eliminan el 100% de la grasa. Por ello, te recomendamos nuestra jarra desgrasadora gravy, que te permite eliminar el 100% de la grasa en pocos segundos, de forma sencilla, rápida y cómoda.

Descubre cómo funciona la jarra desgrasadora Gravy haciendo clic en el enlace.

Pero entonces ¿por qué se forma la capa de grasa en los caldos?

Pues es debido a que al calentar a alta temperatura las piezas de carne que estamos empleando para elaborar el caldo, se desprenden una sustancias gelatinosas que provienen de algunas partes de la carne, especialmente de los huesos y cartílagos, ya que normalmente es de dónde extraemos, de los huesos, los caldos más sabrosos y con mejores propiedades.

Esta grasa, en definitiva son pequeños cóagulos de proteínas que contiene el hueso, y sobre todo el cartílago junto con la piel del ave o res que estamos empleando para hacer caldo. Estas sustancias al calentarse se desprenden del animal, y al pesar menos que el caldo en sí, suben a la superficie de la olla.

Este principio es el que precisamente utiliza nuestra jarra desgrasadora, para eliminar el 100% de la grasa. Para ello, simplemente debemos seguir estos sencillos pasos gracias al especial diseño de la jarra Gravy, que ha sido especialmente testada.

  • Coger un cazillo y verter poco a poco la capa superficial del caldo en el que se encuentra la grasa en la jarra Gravy.
  • Esperar unos segundos a que la grasa suba dentro de la grasa, ya que al pesar menos que el caldo, se coloca arriba del todo.
  • Una vez que el caldo ha subido, situo la jarra separadora de grasa sobre la olla.
  • Abro la llave de paso o grifo y dejo que el caldo vaya cayendo de nuevo a la olla.
  • En el momento en que la capa de la grasa quiera caer, cierro el grifo de la jarra Gravy.

La grasa que se forma en los caldos, es perjudicial para nuestra salud ya que simplemente añade calorías y grasas innecesarias, y como ya hemos comentado no contiene absolutamente nada del contenido del caldo, ni aromas, si no todo lo contrario, puede echar a perder nuestro caldo ya que incorpora sabores y aromas desagradables y también crea un elemento estético que arruina la receta.

Esta grasa que se ha ido soltando de la piel, huesos y cartílagos se va desnaturalizando y creando pequeños cúmulos de grasa en forma de grasa, de ahí que en ocasiones también se cree una especie de espumilla que siempre deberemos evitar y extraer del caldo. Esta sustancia, es resultado del colágeno de la piel y huesos del animal, ya sea ave o carne de res.