Te explicamos cómo hacer un consomé desgrasado paso a paso

En está época del año en que el frío hace acto de presencia una buena idea para acompañar el segundo plato de una comida o incluso para una cena, es una buena taza de consomé.

El consomé es un revitalizante que nos caliente por dentro y reconstituye nuestro organismo. No te pierdas nuestro artículo anterior en el que te contábamos todos los beneficios del caldo casero.

Pero también es importante conseguir un consomé sin grasa, sin nada de grasa para que guarde todas sus propiedades, su sabor y aroma, pero de igual forma no sea perjudicial para nuestra salud y nuestro organismo.

Tenemos que acostumbrarnos a que en un nuestra dieta diaria, no haya grasas innecesarias que a parte de ser perjudiciales, son muy antiestéticas formando esos típicos michelines que tanto tememos, y tan costosos son de eliminar.

La receta de un buen consomé casero pasa por extraer la esencia de los alimentos que añadamos, por ejemplo pollo, o cualquier tipo de ave. Al que además podemos añadir verduras.

Ahora bien, si quieres conseguir un consomé desgrasado, el único método real, eficaz, sencillo y que además logra eliminar el 100% de la grasa es el uso de una jarra desgrasadora, como nuestra jarra Gravy.

Gravy es la única jarra desgrasadora que logra eliminar el 100% de la grasa de nuestros consomés, caldos y guisos. Disponible en 4 colores combinables. Sus piezas son extráibles para una correcta limpieza, compatible con cualquier lavavajillas o frigorífico. Además con envíos gratis a toda la península.

Visita nuestra tienda en: Jarra desgrasadora Gravy.

Para eliminar la grasa del consomé, simplemente tienes que emplear un cazito para verter en la jarra Gravy, toda esa molesta capa de grasa que se forma en la superficie de la olla. Una vez que ya has pasado esa capa a la jarra, esperas unos segundos a que la capa de grasa suba a la superficie de la jarra, esto sucede porque la capa de grasa pesa menos que el caldo propiamente dicho, por eso la capa sube, y el caldo baja.

Una vez que ya tenemos en nuestra jarra el contenido separado, volvemos a verter en la olla el caldo utilizable usando la llave de paso que tiene la jarra en su base, cuando llegue el momento de que se va a vaciar la capa de grasa, cerramos la llave de paso, dejando la capa de grasa encerrada en la jarra Gravy.

En definitiva tenemos un resultado perfecto, un consomé desgrasado completamente.

Puedes ver el funcionamiento de la jarra separadora de grasa en este vídeo: