¿Cómo quitar la grasa de un caldo?

En este artículo queremos dejar claras las ventajas y beneficios que tiene desgrasar un caldo, alguno de ellos sólo tienen que ver con razones puramente estéticas, pero es que la estética, presentación y emplatado de una receta es algo muy importante en la cocina, sobre todo ahora que la cocina se ha convertido en casi un arte, más allá de simplemente elaborar recetas.

Por otro lado y mucho más importante, por cuestiones de salud. Ya que el exceso de grasa conlleva problemas importantes desde el punto de vista de nuestra alimentación y nuestro organismo.

Si todavía no has empezado a eliminar las grasas de tu dieta, hoy es un día tan bueno, como otro cualquier para comenzar de una vez por todas. El exceso de grasa en nuestro alimentación puede derivar en problemas cardiovasculares en el futuro, además de acumulación de esa dicho grasa que es tan complicada de quitar y de la que continuamente nos arrepentimos cuando lucimos cuerpo en verano.

Como ya os comentamos anteriormente en nuestro blog, son muchas las ventajas y beneficios del caldo casero (haz clic en el enlace para leer la noticia al completo). Sobre todo en invierno, es un reconstituyente para calentarnos y coger las energías necesarias para superar una enfermedad como un catarro o simplemente para comenzar nuestro día a día. Además un buen caldo también ayuda a mejorar nuestras articulaciones, la temida artritis y prevenir enfermedades, y otras muchas cosas que ya os comentamos.

Así que ya que vamos a preparar un caldo, lo mejor es que lo hagamos libre de grasa. Hay muchos métodos que para intentar reducir la grasa en nuestros guisos y caldos, la mayoría de ellos, como ya os comentamos en nuestro artículo “Formas de desgrasar un caldo” o son falsos mitos, o complicados, o en realidad no eliminan el 100% de la grasa.

El único método para eliminar el 100% de la grasa, es usar una jarra separadora de grasa, como Gravy, que puedes comprar desde nuestra tienda online: Tienda Gravy.

Y volviendo al tema, ¿Por qué desgrasar un caldo? Te lo resumimos en estos puntos fundamentales:

Razones por las que desgrasar un caldo

  1. Presentación: Está claro que cuando en un restaurante o en casa estamos ante un guiso o caldo con esa capita de grasa, queda muy mal. Estéticamente el plato empeora y da la sensación de que estamos ante una receta sucia, que no hemos tratado con cariño.
  2. Salud: Como ya hemos argumentado, es importantísimo eliminar la ingesta de grasas innecesarias para nuestro organismo, ya que puede conllevar problemas cardiovasculares y de acumulación de grasas que resultan tan poco estéticas y complicadas de eliminar, además de provocar aumentos de peso.
  3. Sabor y gusto: Un caldo o guiso en el que hay una capa superficial de grasa, provoca una distorsión en el sabor de la receta, introduciendo un toque amargo y ácido que es muy desagradable. Por lo tanto tendremos que intentar evitarlo a toda costa.
  4. Textura: Como decíamos al principio la textura grasa es del todo desagradable para nuestro paladar e incluso para la vista.
  5. Aroma: La capa de grasa tamién provoca un olor más fuerte que resulta muy desagradable y que por lo tanto echa a perder la receta.