¿Cómo desgrasar un caldo?

En Internet podrás encontrar mil métodos para desgrasar un caldo, pero lo cierto es que todos estos remedios caseros, no funcionan en realidad, no siempre hay que fiarse de todo lo que escuchamos, o leemos en páginas web y blog, ya que son remedios caseros que o bien no funcionan, o nos hacen perder una gran cantidad o realmente no ayudan a eliminar el 100% de la grasa de nuestro caldo.

Como hemos estado explicando en nuestro blog, desde Gravy apostamos por una cocina sana y tradicional, y para ello es fundamental cocinar de forma saludable, con recetas libres de grasa, lo cuál no hace que podamos disfrutar de nuestras comidas favoritas.

Con la jarra desgrasadora Gravy, podrás desgrasar un caldo de forma sencilla y cómoda, simplemente debes usar un cacito o cucharón para verter la superficie de nuestro caldo junto con la grasa creada, esperar unos segundos a que la grasa suba a la superficie de la jarra, ahora sí colocamos la jarra Gravy sobre nuestra olla, y recuperamos el caldo libre de grasa abriendo la pequeña válvula que Gravy tiene en su base, cuando vaya a pasar la capa de grasa, cerramos la válvula de nuevo y dejamos la grasa encerrada en la jarra.

Puedes comprar nuestra jarra Gravy en multitud de colores y con envíos a toda la peínsula: Tienda Gravy.

capa de grasa en un caldo

Así que una vez que has visto lo fácil y sencillo que es eliminar el 100% de la grasa de nuestros caldos, vamos a recopilar una serie de formas de desgrasar un caldo que hemos encontrado en Internet y que son completamente falsas y además no eliminan la grasa.

  • Añadir una naranja partida por la mitad a nuestro caldo. A parte de que estamos desvirtuando el sabor de nuestro caldo añadiendo un ligero toque de naranja, la naranja no es absorbedora de grasas, por lo que tendremos una naranja inservible y nuestro caldo lleno de grasa perjudicial.
  • Añadir trozos de pan al caldo. Es cierto que el pan sí puede ser un absorbente natural pero en ningún caso está eliminando el 100% de la grasa perjudicial de nuestros caldos, sino un sólo un pequeñísimo porcentaje.
  • Añadir una clara de huevo. En muchos blogs hemos encontrado este truco que es completamente falso y queda desmentido por nuestro equipo. Lo único que hace añadir una clara de huevo al caldo es ensuciar nuestro delicioso caldo, y crear una una capa viscosa que contiene huevo y grasa y que además es complicada de sacar de nuestra olla o separar de nuestro guiso, así que tenemos el mismo problema multiplicado por dos.
  • Dejar enfríar el caldo en la nevera o el congelador, para que la capa de grasa superficial se enfríe y eliminarla con la ayuda de una cuchara. Este método aunque elimina algo de la grasa, no elimina el 100% de la grasa, pero sobre todo conlleva que perdamos varias horas esperando a que la grasa se solidifique, lo que lo convierte en un método del todo inútil.

¿Todavía no conoces Gravy? No te pierdas este pequeño vídeo en el que explicamos paso a paso cómo desgrasar un caldo.